Limón + Bicarbonato como quimioterapia natural

“Limón + Bicarbonato como quimioterapia natural” ¿pero qué tomadura de pelo es ésta?
Esa fue mi reacción cuando a mi bandeja de entrada en la universidad en la que trabajé hace un tiempo atrás llegó un mensaje que en su asunto anunciaba ni más ni menos que a una “Quimioterapia Natural”. Lo impactante, tanto como el grandilocuente anuncio, fue que era una cadena reenviada por un académico científico de la universidad. ¿De qué se trata este nuevo milagro? Veamos.

En el correo aludido, y que pueden leer íntegramente en esta web que lo promueve como la panacea, se señalaba lo siguiente: https://52.76.194.177/brand/slot88

“El Limón es un producto milagroso para matar las células cancerosas. Es 10.000 veces más potente que la quimioterapia”.

Es una noticia demasiado trascendente de ser cierta, digna de Premio Nobel, y renglón seguido, en el mismo mensaje, respondía a la pregunta del millón ¿cómo es que no estamos enterado de ésto? para lo que nos dicen:

“Porque existen organizaciones interesadas en encontrar una versión sintética, que les permita obtener fabulosas utilidades”.

Esa respuesta conspiranoica no me gustó nada, por lo que me decidí a examinar con mucho mayor celo el resto del relato, que era mucho más sorprendente:

“Esta planta es un remedio de cáncer probado para los cánceres de todos los tipos, y el bicarbonato le cambia el PH de su cuerpo. Hay quienes afirman que es de gran utilidad en todas las variantes del cáncer”.

¿Me van a decir que esta especie de sal de fruta casera es un anticancerígeno 10.000 veces más potente y que sirve para todos los tipos de cáncer y que nadie lo sabe por intereses comerciales? Perdónenme, pero esto hay que revisarlo con detención, pues tanta maravilla invita a un abandono de un tratamiento convencional que, de ser erróneo, supondría un severo daño a las personas que sufren cáncer, tanto de su salud como de su ánimo. Más aún a sabiendas de las grandes dificultades que suponen los tratamientos contra el cáncer y los grandes esfuerzos investigativos en el área. Como muestra les comparto este estudio publicado en Nature denominado “Treatment-induced damage to the tumor microenvironment promotes prostate cancer therapy resistance through WNT16B” en el que se abordan los resultados de una investigación sobre la resistencia al tratamiento del cáncer…¿pero y si todo esto se resuelve tomando jugo de limón con bicarbonato? No me lo creo.

En el correo se alude como fuente a The Health Science Institute como principal agente para proveer de credibilidad a la noticia. Lo curioso es que revisando en la web de dicho Instituto me encuentro con un artículo titulado “Eating citrus fruits may dramatically decrease some cancer risks” en donde se reseñan los beneficios del consumo de cítricos para la PREVENCIÓN (que no es lo mismo que CURAR) de riesgos de contraer cáncer. No hay nada que hable de propiedades curativas de un zumo de limón con bicarbonato ¿Entonces, no hay nada de eso? Pues nada.

Quisiera dejarlo más claro aún, para decepción de todos quienes han recibido y reenviado el correo del milagro anticancerígeno del limón con bicarbonato:

Los limones no son un “remedio probado contra los cánceres de todos los tipos”, y no existen estudios que alguna vez han hecho que comparen la eficacia de un limón a la quimioterapia.
¿No me cree? pues eso no lo digo yo por pura ocurrencia, lo dicen en The National Research Center for Women & Families, en el texto titulado “Do Lemons Prevent Cancer?” en el que aluden específicamente al correo que motiva este post. Lástima que estos desmentidos no tengan el éxito viral del dañino mensaje en cuestión. El peligro de la pseudociencia, y de caer en ella por un panfleto distribuido con puras artimañas del lenguaje como sustento “empírico”, supone un riesgo potencial a la salud pública, tan grave como los casos del “negacionismo del VIH-SIDA” como el de la “locura anti-vacunas” que he abordado antes en éste blog, pues se vulnera la confianza en las terapias validadas en uso de un método científico, exponiendo así a personas con problemas reales de salud a un timo con bases en delirios fantasiosos.

Este tipo de “divulgaciones” no hacen más que dañar, confundir y ahondar la desesperanza en todas aquellas personas y sus familias que a diario en el mundo han de convivir con la enfermedad. Para que dimensionen el problema pueden revisar las estadísticas de la OMS.

Si quieren una noticia alentadora sobre la investigación del cáncer mejor consulten revistas especializadas, de aquellas que exhiben tanto sus resultados como su método, y que contribuyen así al conocimiento fiable de una nueva posible terapia real contra esta dolorosa enfermedad.
Por ejemplo en Science encuentran el paper “Cancer: The Virus That Came In from the Cold”, en el que Científicos de la Universidad de Leeds, el Instituto de Investigación de Cáncer y el Hospital Royal Mardsen, en Reino Unido, presentan los antecedentes que les habría permitido descubrir un virus que puede viajar en las células sanguíneas para buscar y atacar a células cancerosas sin causar daños en el tejido sano. Este estudio sí que ofrece buenas noticias para el desarrollo de eventuales mejores procedimientos para el tratamiento del cáncer, y no sólo eso, supone la forma de comunicación adecuada para un anuncio de este tipo, esto es, a través de un artículo publicado en una revista especializada y no mediante una cadena viralizada por correos sin ninguna referencia a diseños experimentales.

Es un agote tener que salir a aclarar y desmentir cada chorrada delirante que frecuentemente circula por la web, mas no es cansino el detenerse a hacerlo, pues la ciencia ha de estar al servicio del interés público siempre.